domingo, 7 de julio de 2019

BIZCOCHO DE LECHE MERENGADA

Hola de nuevo por aquí!

Si que hace un tiempo no publico, pero se dice que nunca es tarde....😋
Os traigo un bizcocho muy rápido, sencillo y un tanto peculiar porque su sabor y aroma, uhmmmm para repetir siempre que nos apetezca un bizcocho para desayunar o merendar, o ambos 😛
¿El truco donde está?
En un ingrediente que os aconsejo que tengáis por casa, porque con estos calores, si que apetece mucho bebidas muy fresquitas o batidos, o smoothies. En esta ocasión he utilizado en mi receta un soluble de la marca Swapper que ya había incluido en otra de mis recetas pero en este caso es otro sabor el de canela y limón y que os recordará mucho al sabor de la leche merengada y que utilizándolo en el bizcocho ha quedado estupendo!
Vamos a la receta:


Ingredientes:
 Para un molde de 20 cm de diámetro
  • 250 gramos de harina de trigo
  • 180 gramos de azúcar
  • 180 mililitros de aceite de girasol
  • 125 gramos de yogur natural (se puede sustituir por leche)
  • 3 cucharadas de soluble canela y limón Swapper
  • 3 huevos grandes talla L
  • 15 gramos de polvo de hornear o levadura química


Preparación:

Lo primero y mas importante es tener todos nuestros ingredientes preparados y a temperatura ambiente.Y muy muy importante poner a precalentar nuestro horno a 175 º C. Preparar el molde con mantequilla y espolvorear un poco de harina.
Tamizamos la harina con la levadura y reservamos.
Comenzamos batiendo los huevos con el azúcar a velocidad media alta durante al menos 2-5 minutos hasta que observemos que nuestros huevos han blanqueado y espumado y doblado su volumen. Os recomiendo que prestéis especial atención a este primer paso pues es la base para que nuestro bizcocho suba alto y quede esponjoso luego. 
Añadimos el aceite y mezclamos a velocidad baja solo para que incorpore.
Mezclamos las cucharadas de soluble con el yogur o leche y lo incorporamos a nuestra mezcla de huevos.
Como último paso añadimos la harina y levadura y batimos solo lo suficiente para que estos se incorporen, se trata de no sobrebatir nuestra mezcla. Puedes también añadir la harina manualmente ayudándote de una espátula envolviendo la misma en la mezcla de líquidos hasta que quede incorporada de forma homogénea.
Volcamos la masa en nuestro molde y metemos al horno durante al menos 40 minutos, recordad no abrir el horno hasta pasado al menos 30 minutos.
Abrimos el horno y pinchamos con un palillo nuestro bizcocho si sale seco, listo!
Sacamos y colocamos sobre una rejilla enfriadora dentro del molde al menos 10 minutos.
Pasado este tiempo desmoldamos con cuidado y dejamos sobre la rejilla que nuestro apetitoso bizcocho se enfríe por completo.
Luego colocamos sobre el plato, fuente o expositor donde queráis presentar vuestra creación y espolvoreamos con azúcar glass.
Y que nos queda? Pues disfrutar de un buen trozo!



Pues hasta aquí mi entrada de hoy.

Espero que les resulte sencilla y rápida de elaborar. Eso sí con estos calores no pide mucho poner el horno, pero hablando sinceramente para los que amamos la repostería así asándonos en la cocina vamos a por nuestras preparaciones preferidas, que opináis?

Dulces saludos,
SweeTessye

No hay comentarios:

Publicar un comentario