jueves, 15 de febrero de 2018

Y HOY NOS VAMOS A...MOLDAVIA! REPOSTERAS POR EUROPA

Hola amigos!
Hoy os traigo una nueva entrada donde os presento un viaje. Sí, un viaje a un país de Europa de donde os traigo un postre que suelen elaborar allí. Os preguntareis, Y?
Es un reto organizado por Isabel de Gotas de Vainilla y Azúcar  denominado #reposterasporeuropa donde cada mes se va escogiendo un país de Europa, del que se hace una receta o postre típico. Este mes le ha tocado el turno a Moldavia, escogido por Ana de Cook the Cake.



La República de Moldavia es un país ubicado en el sureste de Europa. Sus vecinos son Rumanía al oeste y Ucrania al norte, este y sur. La superficie del país es de 33.843 km². La mayoría del territorio está entre sus dos ríos principales, el Dniéster y el Prut. Según los datos del último censo, realizado en 2007, el país tiene 4,4 millones de habitantes.
La capital del país es la ciudad de Chisinau. De acuerdo con datos del 2013, la capital moldava cuenta con 671.800 habitantes. La divisa de la República de Moldavia es el leu moldavo. La mayoría de los moldavos hablan moldavo, rumano y ruso. 
El clima de Moldavia es continental templado, influido por la proximidad del Mar Negro y la interferencia de aire cálido del Mediterráneo. La temperatura media anual varía entre 8,0-10,0° C  
Toda esta información interesante y más lo encontré en el blog de Natalia, Descubre Moldavia. 
Tras consultar varias fuentes, pues decidí hacer este plato que si bien yo lo he hecho como un plato dulce, he visto su preparación con diferentes rellenos que van desde la patata, el repollo, el queso hasta la calabaza.

La receta que os traigo se llama "Plăcinte cu brînză"


Ingredientes: 

Para la masa:
  • 300 gramos de harina de todo uso
  • 150 ml de agua 
  • 25 gramos de levadura fresca
  • 50 ml de aceite de girasol
  • 3 cucharaditas de azúcar
  • 1 pizca de sal
Para el relleno:
  • 500 gramos de requesón
  • 75 gramos de azúcar blanca
  • 1 cucharadita de canela
Para elaborar y decorar:
  • harina para extender la lámina de masa
  • 2-3 cucharadas de aceite 
  • 1-2 cucharadas de azúcar glas
Preparación:

Disolvemos la levadura fresca en el agua tibia, y en una amasadora colocamos los ingredientes para la masa y vertemos la mezcla, vamos amasando hasta que vemos que la masa queda suelta de las paredes. Sacamos y formamos una bola amasando con las manos, esta masa es mejor mientras mas elástica.  Colocamos en un bol, tapamos con un paño limpio y colocamos en un sitio lejos de corrientes de aire y donde este mas cálido, podemos colocarlo dentro del horno apagado. Untamos la superficie con aceite con la ayuda de un pincel, seremos generosas.
Mientras preparamos nuestro relleno. Colocamos el requesón, la canela y la azúcar y mezclamos con una espátula envolviendo todo suavemente.
Tras unos 30 minutos de reposo, vemos como la masa ha duplicado su volumen Dividimos en 2 porciones, esparcimos harina sobre una superficie plana y comenzamos a estirar la masa, podemos untarnos las manos en aceite para obtener mas elasticidad. Con ayuda de un rodillo estiramos la masa de forma rectangular, se trata que nos quede mas larga que ancha. 
A continuación colocaremos la mitad del relleno a lo largo de nuestra masa y con mucho cuidado vamos enrollando alrededor del mismo hasta formar una especie de tubo fino con el cual iremos formando un circulo en forma de ensaimada, la punta la colocamos debajo para que quede cubierta. Procedemos de igual forma con la mitad restante de la masa.


Calentemos el horno a 180ºC.  Colocamos nuestras piezas sobre una bandeja de horno cubierta con papel de horno. Con un pincel, pintamos con aceite nuestras piezas y llevamos al horno. Cuando apreciamos que han crecido y van tomando color, podemos abrir y untarlas un poco mas con aceite, así quedaran crujientes por fuera y suaves y esponjosas por dentro. Una vez observemos que ya están doraditas, sacamos del horno y dejamos enfriar, colocándoles sobre una rejilla.


Una vez se haya enfriado espolvoreamos con azúcar glas, cortamos y servimos.
Delicioso!

Espero os haya gustado

Dulces saludos

Sweetessye



lunes, 12 de febrero de 2018

EN SAN VALENTÍN ....ALL YOU NEED IS...

Hola dulzuras! Sí, ya todos por las redes lo anuncian, que si regalos, que si cenas, postres, noches románticas.. Pero que sería de un día tan especial sin un toque de dulzura para disfrutar en compañía de tu media naranja o de los seres que mas quieres. Hoy os traigo una tarta con forma de corazón, apropiada para la ocasión.
Vamos a ella.


Ingredientes:

Para un molde de aproximadamente 22 cm con forma de corazón. También se puede hornear en un molde redondo de 24 cm y luego cortar la forma.
Haremos el bizcocho siguiendo la receta que encontrareis aquí. Podéis añadirle otro sabor que no sea vainilla como en el original, podemos añadir sabores en pasta, como los de la marca Sosa Home Chef, se pueden adquirir en tiendas de repostería, y seguir las recomendaciones de las cantidades que indican en cada bote.
Para el relleno en este caso utilicé una buttercream de vainilla, para lo que necesitamos:
  • 250 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 450 gr de icing sugar (azúcar glas) preferiblemente tamizado
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 6 cucharaditas de leche (o de nata líquida)
Para la decoración
  • Fondant de colores o blanco teñido con colorantes alimentarios.
  • Glasa real (Royal Icing) teñida con colores alimentarios, para lo cual empleamos:
  • 1 clara de huevo (yo utilicé las claras de huevos pasteurizadas que venden en supermercados).
  • 250 gramos de azúcar glas aproximadamente.
  • unas gotas de zumo de limón
Batimos la clara de huevo con las gotas de limón y el azúcar glas. Mi consejo es que vayáis poniendo el azúcar  poco a poco para llegar a la consistencia deseada, ni muy espesa ni muy líquida, pues queremos que resbale por el pastel y haga el efecto de drip pero no se mezclen los colores.
Una vez lista la glasa, separamos en mi caso en 2, uno lo teñí de rosa y deje blanca la restante.

Preparación:

Una vez elaborado y enfriado nuestro bizcocho, pasamos a cortar y nivelar en 2 o 3 capas, según la altura que os de resultante.
Rellenamos entre nuestras capas con la buttercream y si queremos podemos añadir fresas que ahora están de temporada, lavamos bien y cortamos en mitades, colocándoles encima de cada capa de buttercream. Al final damos una capa de cobertura para cerrar nuestra miga y sellar la tarta por el exterior. Aquí lo dejo al gusto personal, yo no cubrí tanto los bordes, la dejé mas como una naked cake, sin hacer bordes perfectos. Coloqué en la nevera por 30 minutos aproximadamente para que quedara bien sellada y luego procedí con la glasa. Colocamos ambas glasas en mangas pasteleras (no hace falta que coloquemos boquilla, podemos hacer un corte pequeño en el extremo de la manga)
Este paso lo haremos con más cuidado, primero apliqué una capa de glasa blanca y deje que esta "secara" un poco para aplicar la segunda en rosa y no se mezclaran entre sí, y dejando que resbalasen por los laterales del pastel.
Aquí otra imagen donde se ve mejor.


Por último podemos dejar así u optar por colocar lo que mas guste y relacionado con el amor!. Yo en este caso, con un ayuda de un cortador de galletas con forma de corazón, hice unos corazones en fondant rojo, también coloqué un corazón de azúcar, pero sois libres de imaginar cualquier otra decoración, hasta colocar fresas, flores, macarons, merengues secos, y mucho más!

Hasta aquí mi entrada de hoy, espero paséis un San Valentín muy feliz y os animéis a preparar esta tarta, no es complicada.

Dulces saludos,

SweeTessye